Todos los días en la consulta, los pacientes que tienen los implantes puestos o que van a colocárselos, me preguntan: «Pueden fracasar mis implantes?»

Los implantes dentales pueden fracasar, si un diente puede enfermarse y caer, un implante también, pero lo importante es saber qué hacer para que esto no suceda. Debemos de tener en cuenta que, según mi experiencia, se establecen varias lineas temporales para saber si un implante tiene éxito o no.

  • Lo primero que debemos de saber, es que hay una linea temporal de 15 días, desde que el cirujano coloca el implante en boca, para saber si va a conseguir pasar a una fase de osteo-integración.
  • Luego de pasar esos 15 días se inicia una segunda linea temporal, que consiste en la osteo-integración del implante, o lo que es lo mismo, que el implante se unirá al hueso. Esta linea normalmente llega hasta las 8 semanas, y en algunos casos puede ser más larga, llegando hasta las 16 semanas.
  • Después de esto, ya se puede pasar a colocar la corona en un implante empezando este a trabajar como los demás dientes del paciente. Y esto da paso a una nueva linea temporal que, particularmente considero que no tiene fin, pero que si supera los 5 anos, podríamos asegurar que el implante es poco probable o muy poco probable de presentar algún problema por sí solo.

En definitiva, los implantes pueden fracasar, pero solo si se manejan o cuidan de una manera inadecuada.

Debemos seguir las indicaciones de el profesional que nos los ha colocado, y no debemos de repetir los malos hábitos que nos llevaron a perder los dientes. Y siempre hay que hacer caso al profesional  ya que, por experiencia les digo que, muchas veces creemos saber más que el odontólogo, sobretodo ahora con internet, que presenta muchísima información muchas veces incorrecta o inexacta.

Si un odontólogo profesional le asegura que sus implantes serán un éxito sin ninguna duda, práctica muy utilizada por franquicias dentales en las que suelen aseguran que el mismo día sales con tus implantes para toda la vida, DESCONFÍA.